Mi hijo tiene un «Trastorno del aprendizaje con dificultades en las matemáticas» o “Discalculia”

Mi hijo tiene un «Trastorno del aprendizaje con dificultades en las matemáticas» o “Discalculia”

…¿QUÉ QUIERE DECIR?

Antes es necesario saber que la discalculia forma parte de los trastornos del aprendizaje, que tal como indica el propio nombre, quiere decir que el niño o niña sufre dificultades en el aprendizaje y en la utilización de éste en algunas aptitudes académicas relacionadas con la lectura, la escritura o las matemáticas.

Estas aptitudes en comparación con sus compañeros, pueden observarse por debajo de lo que se espera por su edad, pero esto no indica que no lo puedan llegar a aprender, simplemente hay una mayor dificultad. Igualmente, hay diferentes grados (severa, moderada o leve), según el cual el niño/a tendrá mayor o menor dificultad para adquirir estos aprendizajes.

En este post, nos centraremos en las dificultades en las matemáticas (o discalculia), para poder entender con mayor detalle en qué consisten, os exponemos la siguiente tabla:

DIFICULTADES EN LAS MATEMÁTICAS

Dificultad para entender el sentido de los números.

Problemas para para la memorización de operaciones aritméticas como también del cálculo incorrecto y poco fluido.

Dificultades para realizar el razonamiento matemático (se refiere a aplicar la teoría matemática para resolver los problemas que se le expongan).

 

… ¿CÓMO PUEDO NOTARLO?

Antes que nada, hay que tener en cuenta que cada niño tiene su ritmo de aprendizaje. No obstante, si tu hijo/a presenta algunos de los siguientes signos de alerta académicos más significativos, podría indicarnos la necesidad de valorar si padece este Trastorno del aprendizaje.

Por un lado, comparado con sus compañeros de clase, no domina las habilidades matemáticas, además, le cuesta clasificar y reconocer objetos por su tamaño y forma. Comete muchos errores en la escritura de los números, tampoco no los ordena ni secuencia correctamente como también puede confundir números que suenan parecido.

Por otro lado, tiene dificultades para entender y seguir las instrucciones que se le dan en la escuela y en casa.

Además, no quiere realizar los deberes y/o aquellas actividades relacionadas con las matemáticas o necesita ayuda para poder realizarlas.

Los signos no académicos más significativos que pueden alertarnos de que existe un Trastorno del aprendizaje son los siguientes:

Por un lado, tiene o ha tenido dificultades motrices (dificultades para caminar, practicar deporte, coger bien el lápiz…), además, le ha costado o le cuesta recordar qué le acaba de decir alguien, pierde cosas con facilidad (tareas, material escolar…), también le cuesta atender, planificar y organizarse.

Que se observen estos hechos no siempre indica que el niño/a tenga un Trastorno del Aprendizaje relacionado con las dificultades matemáticas; igualmente, siempre recomendamos que, ante cualquier duda, se intente realizar una valoración en la mayor brevedad posible, ya que la actuación rápida puede resultar en un mejor pronóstico de mejora.

 

… ¿CÓMO PUEDO AYUDAR?

Dentro del ámbito familiar, podemos fomentar que nuestros hijos/as desarrollen estrategias para mejorar estas dificultades que presentan. Os presentamos algunos ejemplos:

Ambiente estructurado: dar ordenes simples; en cuanto a las normas, han de consensuarse entre todos y ponerse en un sitio visible y ser siempre consecuentes. Además, es necesario establecer rutinas y anticipar los cambios.

Tareas escolares: hay que tener en cuenta que a los 45 minutos la atención disminuye, por ello, es necesario no dedicar continuadamente mayor tiempo comentado ya que no será fructífero, por lo que se recomienda descansar. Además, es necesario supervisar las tareas que va realizando para poder observar si tiene dificultades. Por otro lado, ayudarle a planificar las tareas, ya que le puede resultar muy difícil a causa de sus dificultades. Finalmente, es necesario mantener el contacto con el tutor/a en cuanto a los progresos y dificultades.

Autoestima: es importante no remarcar siempre aquello que ha hecho mal. Por otro lado, concentrarte en sus fortalezas y ayuda a que descubra nuevos intereses, eso puede generarle confianza. Finalmente, no le pidas cosas más fáciles de lo que puede hacer, ni le exijas aquello para lo que aún no está preparado/da.

Conducta: puede resultar útil actuar de modelo y/o pedirle que piense en voz alta para ayudarle a generar un lenguaje interno que controle su conducta en los procesos de resolución de problemas, como también analizar las conductas que han ido sucediendo, enseñando alternativas a aquellas conductas no adecuadas.

Actividades cotidianas en las que hacer partícipe al niño/a para ayudarle en el aprendizaje matemático: realizar todo el progreso para preparar una comida, empezando por hacer la lista de la lista de compra, identificando las cantidades necesarias, yendo al supermercado, jugando a adivinar el precio, además, puede comprar algunos artículos y revisar el cambio, donde además de trabajar sus dificultades, le ayudará a darle sentido y valor al dinero. Posteriormente cocinar juntos bajo supervisión y finalmente, poner la mesa e incluso repartir la comida. También podemos buscar números por la calle como jugar a recordar y/o encontrar números de matrículas, jugar a recordar teléfonos de anuncios… Tenéis más actividades www.educapeques.com/dificultades-de-aprendizaje/discalculia/ejercicios-para-mejorar-la-discalculia-en-casa.html y en olgarodriguez-olga.blogspot.com/2012/06/discalculia-ejercicios-para-trabajar.html.

 

Dessirée Izquierdo

Psicóloga especialista en Neuropsicología

SÍGUENOS EN LAS REDES

ÚLTIMOS POST

RESERVAR CITA

Reserva ahora tu cita online para cualquiera de nuestros centros.

RESERVAR CITA

2021-11-22T17:50:08+00:00

Deje su comentario