Controlamos la impulsividad a través de la técnica de la tortuga

Controlamos la impulsividad a través de la técnica de la tortuga

Hoy os hablamos de una técnica de modificación de conducta basada en el autocontrol, que  nos será de gran utilidad para ayudar a nuestros pequeños/as a adquirir estrategias para gestionar aquellas  situaciones que requieran el control de impulsos y emociones.   Esta técnica  está especialmente indicada para niños y niñas de educación infantil  y primer ciclo de educación primaria.

Alguno de los ejemplos más habituales de impulsividad que nos encontramos en niños y niñas  son: accidentes por conductas de riesgo, hablar sin esperar su turno (interrupciones respondiendo antes que acabe de hablar o preguntar la otra persona), apresurarse en contestar o hacer los deberes, cometiendo muchos errores, no respetar las reglas  en el juego con iguales, conflictos con sus compañeros que se traducen en pegar, gritar o insultar o rabietas en diversas situaciones (supermercados, en el juego…).

El objetivo de esta sencilla técnica es que los niños aprendan a manejar sus impulsos actuando de manera más pausada y racional, pensando las consecuencias que tienen cada acto o cada expresión de sus sentimientos.  El esquema sería el siguiente:

En los niños más pequeños aconsejo leerles previamente el cuento de la tortuga (Podéis buscarlo en internet.  A mí me gusta mucho el de la tortuga Manolita, pero cualquiera os puede servir).  De esta forma,  intentaremos que el niño/a se identifique con la tortuguita y en cómo controla ella la situación, identificando sus emociones, un problema o una situación determinada en la que es necesario pararnos a pensar.

El siguiente paso sería enseñarles el significado de la palabra STOP delante de una situación estresante. Cuando el niño consigue entender el significado de la palabra «STOP», es momento de ayudarle a relajarse simulando los movimientos lentos de la tortuguita cuando se mete dentro de su caparazón (de forma imaginaria o físicamente). EL objetivo con este paso sería ayudar al niño/a a pasar  de la tensión  a la relajación: le pedimos que lentamente cuente hasta tres. Cuando ya hemos conseguido calmarlo, es el momento en el que debemos ayudarle a definir el problema que nos ha llevado hasta aquí y buscar respuestas, alternativas o soluciones a las diferentes situaciones en que el niño/a tenga dificultad a la hora de controlar e sus impulsos o las emociones.

Raquel Molinero
Neuropsicóloga

SÍGUENOS EN LAS REDES

ÚLTIMOS POST

La tartamudez

octubre 22nd, 2021|0 Comments

La tartamudez La tartamudez o disfemia es una alteración de la en la fluidez del habla que se caracteriza por bloqueos o espasmos que pueden ir acompañados por problemas fono-respiratorios y tensión muscular [...]

RESERVAR CITA

Reserva ahora tu cita online para cualquiera de nuestros centros.

RESERVAR CITA

2021-03-22T10:43:15+00:00

Deje su comentario