Controlamos la impulsividad a través de la técnica de la tortuga

Controlamos la impulsividad a través de la técnica de la tortuga

Hoy os hablamos de una técnica de modificación de conducta basada en el autocontrol, que  nos será de gran utilidad para ayudar a nuestros pequeños/as a adquirir estrategias para gestionar aquellas  situaciones que requieran el control de impulsos y emociones.   Esta técnica  está especialmente indicada para niños y niñas de educación infantil  y primer ciclo de educación primaria.

Alguno de los ejemplos más habituales de impulsividad que nos encontramos en niños y niñas  son: accidentes por conductas de riesgo, hablar sin esperar su turno (interrupciones respondiendo antes que acabe de hablar o preguntar la otra persona), apresurarse en contestar o hacer los deberes, cometiendo muchos errores, no respetar las reglas  en el juego con iguales, conflictos con sus compañeros que se traducen en pegar, gritar o insultar o rabietas en diversas situaciones (supermercados, en el juego…).

El objetivo de esta sencilla técnica es que los niños aprendan a manejar sus impulsos actuando de manera más pausada y racional, pensando las consecuencias que tienen cada acto o cada expresión de sus sentimientos.  El esquema sería el siguiente:

En los niños más pequeños aconsejo leerles previamente el cuento de la tortuga (Podéis buscarlo en internet.  A mí me gusta mucho el de la tortuga Manolita, pero cualquiera os puede servir).  De esta forma,  intentaremos que el niño/a se identifique con la tortuguita y en cómo controla ella la situación, identificando sus emociones, un problema o una situación determinada en la que es necesario pararnos a pensar.

El siguiente paso sería enseñarles el significado de la palabra STOP delante de una situación estresante. Cuando el niño consigue entender el significado de la palabra «STOP», es momento de ayudarle a relajarse simulando los movimientos lentos de la tortuguita cuando se mete dentro de su caparazón (de forma imaginaria o físicamente). EL objetivo con este paso sería ayudar al niño/a a pasar  de la tensión  a la relajación: le pedimos que lentamente cuente hasta tres. Cuando ya hemos conseguido calmarlo, es el momento en el que debemos ayudarle a definir el problema que nos ha llevado hasta aquí y buscar respuestas, alternativas o soluciones a las diferentes situaciones en que el niño/a tenga dificultad a la hora de controlar e sus impulsos o las emociones.

Raquel Molinero
Neuropsicóloga

SÍGUENOS EN LAS REDES

ÚLTIMOS POST

Día internacional de la familia

mayo 15th, 2022|0 Comments

Día internacional de la familia El día internacional de la familia pretende concienciar acerca del papel imprescindible de las familias en el bienestar de todos sus miembros. Pero… ¿Qué es la familia? La [...]

RESERVAR CITA

Reserva ahora tu cita online para cualquiera de nuestros centros.

RESERVAR CITA

2021-03-22T10:43:15+00:00

Deje su comentario